El corazón de la luna (Cuento)

“Hace muchas eras, cuando la tierra era tan solo una estrella naciente que viajaba por el universo. Aquí, en su lugar, estaba otro planeta en el que habitaban seres de agua que así como nosotros, estaban en evolución. El espíritu de ese planeta se llamaba Phaxsi, era un ser femenino y amoroso,  pero ya era abuela, era  muy antigua  y su ciclo estaba pronto a terminar.

Cuentan que cuando llegó ese momento, en el que se encontraron, aquello parecía un cataclismo cósmico!!!, pero a los ojos del universo solo era un encuentro en el que la abuela luna cedía su lugar al naciente planeta, de alguna manera, le ayudaba a nacer. Dicen que hubo tanta luz cuando nació, que no se divisaba nada, hasta que de pronto todo entro en silencio y se calmó. Entonces, se pudo ver un planeta nuevo, joven, lleno de colores, de tierra y agua, pues la abuela luna, en su entrega, le dió no solo su lugar, también su cuerpo de agua, para que pudiera equilibrar con el fuego de su joven corazón.

 Y de ella, de mama Phaxsi, no quedó nada más que el corazón amoroso de una abuela que observaba atenta como ese pequeño planeta llamado Pachamama, comenzaba a despertar.

Dicen, que los habitantes de la luna, también cambiaron de plano, muchos se quedaron en lo etérico como guardianes de ese corazón, otros viajaron a través del universo y algunos decidieron venir con el agua, cayeron del cielo, dicen los abuelos,  y ahora son también hijos de la Pachamama que viven en lo profundo de los océanos, de ellos dicen, descienden las grandes ballenas y los delfines.

 Desde entonces la abuela luna, Mama Phaxsi, como una awicha (abuela sabia), cuida y vela por la Pachamama,  como a una niña, le consuela y le enseña lo que ella aprendió, dicen que por su entrega se hizo hermana del Sol.

Esto lo sabían nuestros ancestros, y la llaman aún abuela, y en nombre de la Pachamama, como sus hijos, le reconocen, le agradecen, le honran cada vez que se ilumina de noche cuando muestra todo su corazón y dicen que es la maestra de las matronas, que ella enseña y ayuda a nacer, dicen que nos enseña sobre la entrega, sobre nuestras aguas, sobre nuestras emociones, dicen que cuando nosotras le reconocemos, ella nos muestra su corazón, nos enseña el servicio y la entrega al plan sagrado del universo….”

Feliz luna llena, hermanit@s del planeta… festejemos esta luna, con alegría, bañémonos con su luz, limpiémonos, sanemos y recordemos…

Jallalla! Warawara -Neila

La cuna de la luna

Un día vi a la luna bonita durmiendo en las ramas de un enorme árbol…

y al acercarme solo escuche que el viento le cantaba

“Duermete luna… duermete ya… aquí en mis ramas descansaras… “

y la luna lunera se dormía enroscadita como un caramelo….

luego me contaron que en el resto del mundo fue luna nueva, pues nadie más la vio.”

0a1800_be6e969ad2704a4e8800c22aa50887ca-mv2
“La cuna de la Luna” -Lapiz y acuarela – 21x30cm – Warawara

 

MUJER ARBOL

Las mujeres somos árboles que caminamos…

nuestra sangre es la savia de la vida

que nutre la tierra… que le da vida…

Las mujeres somos árboles que soñamos…

guardamos historias.. contamos sonrisas

dentro de nosotras se gesta la vida…

Las mujeres somos árboles que cantamos…

cuando viene el viento bailamos y gozamos

y cuando viene la lluvia… también lloramos.

Las mujeres somos arboles… solo que a veces

lo olvidamos….

Las mujeres que trajeron la Lluvia

“Dicen que en el tiempo del Warmi Pachakuti, las mujeres llamarán a seres azules, que vendrán desde el cielo como la lluvia, traerán verdor, vida y alejaran la sequía, equilibraran el planeta y renacerá la vida… Dicen que estamos naciendo… los hijos de estas mujeres, las guerreras del agua, del arcoris, dicen que estamos aquí, los hijos de la lluvia, los seres índigos.. como tu o yo.
Dicen que esas mujeres fueron nuestras madres…”

0a1800_383a4e7d4a8d4bf5ad235247cc91ccf6-mv2
“Las mujeres que trajeron la lluvia” – Lapiz y Acuarela – 21×30 – Warawara